Leyes de Bancarrota para Carros y Casas

Usted está en: Inicio » Leyes de bancarrota para carros y casas en Miami

Definición de Bancarrota

Es el procedimiento legal para la liquidación de una propiedad de una persona que no puede pagar totalmente sus deudas fuera de sus activos actuales. La bancarrota puede ser llevada sobre sí­ misma por un deudor insolvente o puede ser obligado por una orden judicial emitida. Dos de los principales objetivos de una quiebra son:

  • Establecimiento justo de los reclamos legales de los acreedores a través de una distribución equitativa de los bienes del deudor.
  • Proporcionar al deudor una oportunidad para empezar de nuevo.

Los Diferentes Tipos de Bancarrota

Existen 6 diferentes tipos de bancarrota dentro del código de los Estados Unidos para este tema. Los capí­tulos que más se utilizan son el siete, el once y el trece.

  • Capí­tulo 7: Es conocido como "liquidación" o "inicio nuevo"; permite que todas las deudas elegibles sean excluidas por completo, pero no los activos. La mayorí­a de los casos del Capí­tulo 7 de bancarrota se consideran los casos de no-activos. Esto significa que el fiduciario realiza una determinación de que no hay activos (casas o autos) para su liquidación en beneficio de los acreedores. Cuando se aprobaron las leyes de bancarrota, la intención de la Ley de Bancarrota Capí­tulo 7 era la de dar a los deudores un nuevo comienzo. Es por esto que la ley permite mantener activos bajo diferentes categorí­as de exención.
  • Capí­tulo 11: Denominado como "reorganización" de bancarrota; está vinculado a grandes negocios o inversionistas que presenten al menos 1.1 millón de dólares en deudas aseguradas. Con este Capí­tulo los acreedores tendrían que acordar un plan de pago que incluso puede estar incluido en este plan la propiedad del negocio.
  • Capí­tulo 13: Es conocido como "salarios adquiridos"; se creará un plan de pago donde se consolidarán las deudas a una cifra razonable de pagos mensuales. Esto permitirá ponerse al dí­a en las deudas aseguradas mediante un pago proporcional y después de 36 a 60 meses de estar realizando pagos lo que quede de la deuda será eliminado. Este Capí­tulo por lo general se utiliza para detener la ejecución de una hipoteca o la recopilación de las posesiones y embargos, protegiendo la casa, el carro y salario.

Mantener el carro en caso de bancarrota

Uno de los pensamientos más importantes en la mente de muchas personas que tienen la intención de declararse en quiebra es si pueden mantener sus coches. Para la gran mayorí­a de las personas, ser propietario de un coche es una necesidad absoluta.

Tras la presentación de una bancarrota del Capí­tulo 7, existen formas para mantener su vehí­culo.

  • Acuerdo de Reafirmación (esta opción no aplica para las personas que ya son dueñas de su carro)

La primera opción es entrar en un acuerdo de reafirmación con los prestamistas del coche. Un acuerdo de reafirmación significa que se debe hacer un contrato para asumir la deuda relacionada con el préstamo del coche, esto significa que si se incumple el pago del préstamo del coche después de entrar en el acuerdo de reafirmación, el prestamista puede embargar el coche y hacerle una demandada.

Un acuerdo de reafirmación debe ser aprobado por la corte de bancarrota. Muchas cortes de bancarrota toman la posición de que una reafirmación no debe ser aprobada si el prestamista no reduce la tasa de interés o el balance total del préstamo.

  • Moción para Canjear

Existe la opción de comprar un coche al contado al prestamista en el valor de venta del coche en el momento de la bancarrota. Esto puede ser una buena opción si el valor del coche es mucho menor que el monto del préstamo. Para tener derecho a la redención, el coche debe ser utilizado con fines personales, familiares o domésticos. También se tiene que pagar por el carro en un solo pago.

Se debe presentar una moción para redimir a la corte de bancarrota, de acuerdo con su reglamento interno, incluyendo el servicio de la moción acerca del prestamista de coche. Se debe proporcionar al tribunal pruebas del valor actual de venta del coche. Si el tribunal está de acuerdo, concederá la petición y ordenará al prestamista del coche a aceptar un pago único. Después de recibir el pago, el prestamista transferirá el tí­tulo, libre y claro, a la persona que pidió la moción. La presentación de una moción puede ser complicada y se recomienda que se consulte con un abogado de bancarrota si se está considerando esta opción.

Leyes de bancarrota para carros y casas
  • Propietario del carro

Las personas que ya tienen el carro pago, es decir son sus dueños, deben asegurarse de proteger su coche del supervisor de la bancarrota. Para esto es necesario reclamar exenciones en el Anexo C para cubrir el valor del coche. Cualquier valor del coche que no se reclame como exento, el fiduciario puede ir por la venta del coche, y pagarle una cuota. Aunque se obtendrí­a un pago de la entidad fiduciaria, se perderí­a el vehí­culo.

Cómo comprar un coche durante una bancarrota

El número de declaraciones de quiebra se ha crecido en los últimos años, debido al comportamiento de la economí­a, el alto desempleo y los altos costos de obtener crédito. Cuando una persona decide a declararse en bancarrota, pueden presentar el Capí­tulo 13, el cual reestructura la deuda para irse pagando poco a poco con el tiempo, o el Capí­tulo 7, lo que elimina la deuda sin ningún tipo de reembolso. Existen acciones que se pueden realizar para poder comprar un carro durante la bancarrota:

  • Elegir un coche que pueda pagar: Durante el proceso de bancarrota, se debe haber tenido una mirada a los ingresos y gastos personales, por lo que tendrá que limitarse a comprar coches que se puedan pagar dentro de ese presupuesto, incluyendo costo de combustible, seguros y mantenimiento.
  • Considerar la posibilidad de que el método de pago sea en efectivo para comprar un carro de uso.
  • Pedirle a alguien cercano que o ayude a financiar un coche: Alguien de confianza, como un familiar, amigo o empleador que esté dispuesto a poner un préstamo de un coche en su nombre, y cobrar los pagos mensuales a usted.
  • Corroborar qué tipo de bancarrota es la que se está presentando antes de aplicar para el crédito de un carro (Capí­tulo 13 o Capí­tulo 7).
  • Hablar con su administrador de bancarrota acerca de la necesidad de tener carro: Según el Capí­tulo 13 cualquier persona en bancarrota tiene un administrador destinado en su caso, el cual deberá aprobar la solicitud de un nuevo crédito. Presente sus ingresos y gastos a su administrador, para demostrar que es capaz de pagar un coche.
  • Obtener una autorización por escrito del administrador de la bancarrota: La autorización debe incluir la cantidad que ha sido aprobado para un pago mensual.
  • Localizar un prestamista que le dé un préstamo para comprar un carro: Se puede buscar prestamistas que se especialicen en la financiación de préstamos de personas con bajo crédito o en bancarrota aunque generalmente se muestran reacios a financiar un coche a alguien en bancarrota.
  • Esperar por lo menos 2 años de iniciado el proceso del Capí­tulo 13: Esto le dará una mejor oportunidad de conseguir un préstamo.

Financiación de coches según el Capí­tulo 7 de bancarrota

  • Encontrar un prestamista. Hay muchos vendedores de coches especializados en la concesión de préstamos a personas con mal crédito, e incluso los que se han declarado en bancarrota.
  • Prepararse para hacer un pago inicial grande. El financiamiento será disponible mientras se encuentre en el Capí­tulo 7 de bancarrotas, pero será más caro. Casi todos los distribuidores requieren al menos mil dólares como pago inicial.
  • Contar con una tasa de interés más alta. El préstamo del carro es probable que tenga una tasa de interés mucho más alta que los préstamos tradicionales.
Leyes de bancarrota para carros y casas

Bancarrotas en el tema de las casas

Se puede mantener la vivienda si usted se declara en bancarrota según el Capí­tulo 7 o el Capí­tulo 13. En la mayorí­a de los casos, el Capí­tulo 13 es una mejor opción, ya que se permite conservar la casa, independientemente de los recursos propios y de si no está al dí­a con respecto a los pagos de hipotecas. Sin embargo, el hecho de presentar por el Capí­tulo 7 o Capí­tulo 13 de bancarrota depende de lo siguiente:

  • Si se puede exonerar la totalidad del capital en la propiedad (garantí­a Hipotecaria)
  • Si está atrasado en pagos de hipoteca.
  • Si presenta embargos preventivos menores que desea eliminar.

Ventajas de acogerse al Capí­tulo 13 o Capí­tulo 7 de bancarrota

  • Si tiene equidades no exentas

Uno de los factores más importantes a considerar al decidir acogerse al Capí­tulo 7 o Capí­tulo 13 de bancarrota es si presenta equidad en el hogar (lo que significa que la casa vale más que el saldo de hipotecas u otros gravámenes sobre él). Si la casa tiene la equidad, el siguiente paso es determinar si es exento. La mayorí­a de los estados y las exenciones federales de bancarrota tienen una exención de bienes que se pueden utilizar para proteger una parte o la totalidad de la equidad en su residencia principal. Cada estado tiene sus montos de exención de bienes.

Si la cantidad de exención de bienes no es suficiente para cubrir la totalidad de su deuda entonces usted tiene la equidad no exenta de la propiedad casa. Esto significa que si una persona se declara en bancarrota del capí­tulo 7, el fiduciario probablemente se llevará la casa, la venderá y distribuirá la parte no exenta de los ingresos de la venta entre sus acreedores.

Pero si se declara en el capí­tulo 13, podrá mantener su hogar. Esto se debe a que en el capí­tulo 13 el fiduciario no tiene que vender sus activos, incluso si no están exentos. En su lugar, usted debe pagar a sus acreedores no asegurados una cantidad igual al valor de sus activos no exentos

  • Si está atrasado en su hipoteca

Capí­tulo 13 de bancarrota es la mejor opción de nuevo si se ha atrasado en su hipoteca, debido a que se puede detener la ejecución hipotecaria y pagar los pagos atrasados a través de un plan de pago. Este plan de pagos normalmente dura de tres a cinco años por lo que ofrece un amplio plazo de tiempo para poder reponer la deuda. Además de estar protegido de la ejecución hipotecaria durante el Capí­tulo 13 de la suspensión automática, siempre y cuando se continúen haciendo los pagos del plan y los de la hipoteca hasta el final.

Sin embargo, si se declara en el Capí­tulo 7, no se tiene la oportunidad de ponerse al dí­a en las cuotas atrasadas mediante un plan de pago. Además, una bancarrota del capí­tulo 7 por lo general sólo dura unos pocos meses, así­ que no proporciona tanta protección como el Capí­tulo 13.

  • Si quiere deshacerse de un gravamen inferior

Si se tiene una segunda hipoteca (u otro gravamen inferior) en su casa, el Capí­tulo 13 puede permitirle deshacerse de él a través de un proceso llamado  despojo gravamen.  En el capí­tulo 13, se puede despojar de un gravamen inferior si el balance de la primera hipoteca supera el valor de la propiedad. Cuando se habla de un derecho de retención, el reclamante del gravamen inferior es tratado como un acreedor no garantizado y normalmente recibe poco o nada a través de su plan. Cuando complete su plan, el derecho de retención será removido del hogar. Este aspecto no está presente en el capí­tulo 7 de bancarrota.

Cuando puede ser mejor aplicar por el Capí­tulo 7 antes que por el Capí­tulo 13?

El Capí­tulo 13 es generalmente la mejor opción si se tiene equidades no exentas, o si está atrasado en la hipoteca, o si se quiere deshacer de un gravamen inferior. Sin embargo, si no puede aplicar por ninguno de estos casos el Capí­tulo 7 puede proporcionar una manera más simple y más rápida para acabar con las deudas sin garantí­a generales y aun así­ mantener la casa.

Importancia de la contratación de un abogado que lo represente para no perder la casa y el carro a la hora de declararse en bancarrota en Miami.

Las leyes de bancarrota son bastante complicadas, por eso es muy importante para las personas de Miami que piensan declararse en quiebra contactar con un abogado de bancarrota antes de enviar cualquier documento a los tribunales. Al hacer esto, están asegurando que sus intereses estén protegidos y que la presentación para el Capí­tulo 7, 11 o el 13 vayan por el camino correcto y que sea lo más rápido posible.

Hay que tener en cuenta que este es un proceso muy serio, porque está en juego su casa y su carro por lo que es de vital importancia contar con el asesoramiento experto y experimentado de un abogado que le pueda explicar todas las ramificaciones importantes financieras y personales que tendrá la presentación sobre una persona.

Leyes de bancarrota para carros y casas

Gallardo Law Firm y su asistencia en los casos de bancarrota con respecto a las casas y los automóviles.

Nuestros abogados de Gallardo Law Firm pueden ayudarlo con la presentación para el Capí­tulo 7, 11 o 13 según aplique. También les explicarán los beneficios y las repercusiones de la presentación.

Los guiarán en todo su proceso de bancarrota presentando el capí­tulo que más se adapte a su caso para que no pierda los derechos sobre su casa y su carro.


Preguntas y Respuestas acerca de Leyes de Bancarrota para Carros y Casas

Preguntas y Respuestas acerca de Leyes de Bancarrota para Carros y Casas

Si una persona se declara en bancarrota, las posibilidades de calificar para una hipoteca no son buenas. Estar en quiebra no le excluye de la compra de una casa después de unos años de reconstrucción del crédito, pero si está en proceso de declararse en quiebra quiere decir que probablemente no será capaz de financiar un préstamo hipotecario. Hay otras opciones para poder comprar una vivienda:
  1. Esperar dos años: Si quiere comprar una casa con una hipoteca, tendrá que esperar 2 años después de haber declarado la bancarrota ante un tribunal para poder calificar por un préstamo.
  2. Reconstruir su crédito: La mejor forma para una hipoteca después de haberse declarado en bancarrota es a través de la Administración de Vivienda Federal. Ellos tendrán normas de crédito menos estrictas, pero todaví­a se necesitará tener una puntuación de crédito de 620 o superior.
  3. Ahorrar para hacer un pago inicial alto: Cuando una persona está en quiebra, tendrá que poner un pago inicial bastante alto para poder compra una casa.
  4. Pagar en efectivo si es posible. Se puede buscar un casa pequeña o que necesite reparaciones para poder conseguir un precio más bajo.
  5. Pedir prestado el dinero dentro de unos pocos años para arreglar la casa cuando el crédito esté mejor y sea más confiable para los prestamistas.
  6. Pedir a un amigo o miembro de la familia que tenga buen crédito e ingresos comprobables que aplique por una hipoteca y le compre la casa: Pagar el monto mensual de la hipoteca a la persona cercana a usted que compró la casa.
  7. Refinanciar la casa en su propio nombre en 2 o más años, cuando su crédito mejore y que sea capaz de calificar para su propia hipoteca.
  8. Considerar la posibilidad de un alquiler con opción a compra.
Las tasas de tramitación que cobra el tribunal es de $ 274 dólares a declararse en quiebra bajo el capí­tulo 13 y de $ 299 dólares a declararse en quiebra bajo el Capí­tulo 7, ya sea para una persona o una pareja casada. Si se contrata a un abogado, también tendrá que pagar los honorarios del abogado Las tasas especí­ficas variarán dependiendo del caso.
En un caso del capí­tulo 7, se podrán mantener todos los bienes que la ley dice que están exento de las reclamaciones de los acreedores. Las exenciones son determinadas por la ley estatal.