Ciudadanía Americana - Naturalización

Son muchas las ventajas que ofrece la ciudadanía americana y entre ellas están el derecho a votar, la posibilidad de reunirse con la familia en los EEUU, que cualquier hijo nacido en el extranjero pueda convertirse también en ciudadano automáticamente, la posibilidad de viajar libremente fuera de las fronteras, recibir beneficios como pueden ser el seguro social y el Medicare o incluso la posibilidad de convertirse en empleado federal o funcionario electo. Existen varias maneras de obtener la ciudadanía americana y una de ellas es por naturalización. ¿En qué consiste el trámite? ¿Cuánto tiempo demora? ¿Necesita la ayuda de un abogado?

Generalmente, un individuo es elegible para este proceso cuando: tiene más de 18 años de edad, ha sido residente permanente por un cierto período de tiempo (generalmente 5 años), ha tenido una conducta moral correcta durante el tiempo de residencia en el país y es capaz de leer, escribir y hablar inglés a nivel básico. Si usted cumple con esos requisitos pudiera empezar a tramitar su ciudadanía en cualquier momento.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS en inglés) pone a su disposición el formulario N-400, el cual se recomienda descargarlo de internet y rellenarlo en mayúsculas con tinta negra, firmarlo y enviarlo al USCIS para su tramitación. Es muy importante contestar a cada una de las preguntas del formulario de manera clara y correcta y aunque pueda parecer un poco extenso, todas son preguntas sencillas. Se solicita información acerca del nombre, del tiempo que ha pasado fuera de los EEUU (aunque sólo haya sido un día), la historia laboral, información sobre hijos y matrimonios y sus datos de contacto. Además se deberá adjuntar al formulario una fotocopia de la tarjeta de residencia permanente o green card y dos fotografías tipo pasaporte. Conviene recordar que mentir u ocultar información es razón más que suficiente para que el USCIS deniegue su solicitud.

También pudieran surgir algunas dudas o preguntas como puede ser en los casos de si se ha tenido más de un nombre anteriormente, si ha existido algún divorcio, si ha servido en el servicio militar activo, si ha estado fuera del país más de 6 meses después de haber obtenido la residencia permanente, si ha habido algún arresto o alguna multa superior a $500 que además haya traído como consecuencia la pérdida de puntos, si existe pensión alimenticia, si no ha pagado impuestos, si reclama alguna excepción para el examen en inglés o en caso de haber tenido problemas con el alcohol y las drogas. En cualquiera de estos casos la ayuda de un abogado es casi necesaria puesto que cualquier error podría traer consigo consecuencias más que lamentables.

Es importante mencionar que actualmente el trámite pudiera tardar alrededor de 6 meses desde el momento que se comienza con la aplicación hasta el día del juramento, y las tarifas que se aplican varían en función de la situación individual de cada uno. Convertirse en ciudadano norteamericano es, sin duda, una de las metas más importantes de la mayoría de los extranjeros residentes en los EEUU por el hecho de que ese nuevo estatus equipara sus derechos con el de cualquier estadounidense de nacimiento.